[IndiePad] Papers, Please: ¿Cómo tomar una aburridísima premisa y convertirla en un juego multipremiado?

Los Gameboys/ junio 5, 2014/ IndiePad

indiepad Papers, Please

Papers, Please: una experiencia verdaderamente inusual: ¿Por qué un juego centrado en la burocracia se ha vuelto exitoso? ¿Qué podemos esperar, ahora que Lucas Pope ha anunciado que trabaja en algo nuevo? Hablemos un poco de eso:

(Para mejores resultados, leer en un espeso acento de Europa oriental)

Yo soy un fanático de la saga de juegos de Ace Attorney. Pasaba horas enteras sentado frente a mi Nintendo DS, picando la pantalla y gritándole “¡Protesto!” a mi consola una y otra vez. Algunas veces, hubo quien me preguntó qué estaba jugando y… las caras de perplejidad que dirigían hacía mí cuando les explicaba la respuesta me llevaba al borde de las lágrimas cuando trataba de convencerlos de que, por aburrida que sonara la premisa de “un juego de abogados”, Ace Attorney era increíble y que deberían dejar de insistir que había algo mal en mi cabeza.

Por mucho tiempo, pensé que ese detalle curioso era sui generis. Que jamás encontraría otro juego que tomara una premisa que sonara absurdamente aburrida y que construyera a partir de eso un videojuego decente. Luego llegó Papers, Please. Un juego que te pone en el ridículamente aburrido rol de ser un inspector de documentos en un puesto fronterizo… ¡y está increíble!

Por si conocen el juego, les aclaro que la premisa de la que les hablo es literal. Papers, Please es un juego de burocracia. No tiene mini juegos, ni algún giro como los de Ace Attorney. La mayor parte del tiempo que estén jugando, estarán revisando documentos, cotejando fechas, revisando que la persona se parezca a la de la foto, tomando huellas digitales y principalmente: sellando pasaportes. No hay intento por disimularlo o aligerarlo y más aún, más vale que hagas bien ese trabajo.

Entonces, ¿por qué es tan bueno Papers, Please? Esa es la gran pregunta. Con Ace Attorney es mucho más fácil responderla. Los personajes son entretenidos, los casos están llenos de giros sorprendentes, hay muchas mecánicas entretenidas y situaciones graciosas. Papers, Please es muy diferente. Tiene algunas situaciones cómicas, pero en su mayoría el juego es oscuro, (Incluso pese al hecho de que Ace Attorney tiene una historia estructurada en una serie de homicidios hilados en una trama más grande, detrás de la cual, por lo general, hay más homicidios) no tiene muchos personajes con los que conectarse y constantemente lanza a tu cara una realidad bastante sórdida. Ni siquiera tiene gráficos y música hermosos como Braid o Journey.

Una de las cosas que me gustaron del juego -por extraño que parezca- son sus horribles gráficos. Y sé que es trillado y hipster sacar eso. Pero la verdad es que todos aquellos que jugamos juegos en una PC viejita no podemos evitar sentirnos nostálgicos al respecto. Definitivamente es algo que te transporta a otra época.

Sin embargo, lo que de verdad siento que lleva a Papers, Please a ser un juego tan bueno es su historia. El creador hizo un estupendo trabajo transmitiendo una gran cantidad de cosas a través de lo que el inspector ve al otro lado de su ventanilla. Tragedias personales, rebeliones, tensión política. Todo eso se puede entrever en documentos, intercambio de diálogos y encabezados de periódicos. Y el trabajo monótono pareciera servir para potenciar este efecto, imbuir la trama en una mecánica repetitiva de alguna forma hace que la historia empiece a permear con fuerza

Poco a poco, Papers, Please involucra al jugador en la realidad política de Arstozka y las personas que habitan ahí y él debe tomar decisiones en un mundo amoral. Independientemente si se trata de algo noble o mezquino, las consecuencias de las decisiones no están alineadas a una noción de bien o mal; sino que son resultado directo de las acciones que toman aquellos a quienes afectan. Hay un total de 20 finales que explorar, como resultado final de cada una de esas elecciones que tomes a lo largo del juego.

Un ejemplo de lo mucho que puede cambiar un juego cuando tiene una buena historia de por medio es Thomas was alone. Un juego de plataformas/puzzle. Es breve y no representa un reto muy grande. Los niveles están bien diseñados, pero poco más que eso. Los personajes son cuadriláteros sin rasgos. No suena a nada grandioso. Lo interesante es que al añadir un narrador, la dimensión del juego cambia por completo. Los cuadriláteros adquieren una personalidad y comienzas a conectarte con ellos. Incluso, en mi caso, los comienzas a jugar de forma interpretativa (haciendo cosas ridículas como minimizar lo más posible el contacto entre Chris y Thomas). Lo que me mantenía jugando los niveles no era el nivel de desafío que tenían, sino el deseo de saber en qué terminaba la historia.

Return of the Obra Dinn, el próximo título de Lucas Pope, es sin duda un juego que tiene muchas expectativas que cubrir y es altamente probable que la historia juegue un papel relevante. No sé si veremos situaciones sórdidas, o si dará un  giro hacia un lado más amable. Lo cierto es que Papers, Please nos dejó con expectativas altas y este nuevo juego tiene mucho que lograr para quedar a la altura de su predecesor.