Heroes of the Storm agregó chat de voz y lamentablemente eso es un problema

Recientemente han sido anunciados algunos cambios importantes para Heroes of the Storm, el MOBA de Blizzard Entertainment; y el chat de voz añadido directamente al cliente del juego es, quizá, una de las herramientas más pedidas y esperadas por casi la totalidad de los jugadores.

Como en cualquier otro juego cooperativo, la comunicación en HotS resulta no sólo una pieza importante, sino fundamental para la coordinación con tu equipo y el desarrollo e implementación de estrategias, existen momentos cruciales en los que es necesario actuar rápido, y tomar una mala decisión puede llevar a la más frustrante de las derrotas. Si bien existen alternativas bastante funcionales para lograr esta comunicación dentro del juego (como el chat de grupo y la posibilidad de hacer ping fácilmente sobre el mapa u otros jugadores), puede que no sean tan rápidos y precisos como el intercambio verbal de información; así que, a simple vista, el chat de voz se antoja una herramienta tan útil como necesaria… Sin embargo, puede ser un arma de doble filo.

FerociouslySteph (streamer de Heroes of the Storm que figura dentro del top 10 de jugadores en Norteamérica desde las últimas 5 temporadas y abiertamente transgénero), opina que el chat de voz podría dañar a las comunidades minoritarias, y pese a que es una aseveración un tanto exagerada para la mayoría (palabra clave: mayoría), a mí no me parece tan descabellada. Tal y como ella señala, tu voz y tu forma de expresarte verbalmente pueden revelar tu género, edad y origen étnico, información que se vuelve delicada si formas parte de un grupo minoritario, pues te deja expuesto a humillaciones, burlas y señalamientos; a que tus habilidades como jugador se vean menospreciadas o se pongan en duda con base en nada más que prejuicios absurdos.

Resultado de imagen para gamer girl jaltoid
Aunque parezca absurdo, muchos aún se adhieren al acoso sistemático de las mujeres que juegan.

No es un secreto para nadie que la toxicidad se ha vuelto un problema bastante grave dentro del mundo de los videojuegos online, pero para los grupos vulnerables, el hostigamiento puede alcanzar dimensiones tales que muchos de sus miembros terminan optando por, simplemente, dejar de jugar. Ostensiblemente, la opción más lógica para evitar ser señalado podría ser no participar en el chat, pero eso de nuevo te deja en una situación de marginalización si eres la única persona que no participa en el intercambio de información. En resumidas cuentas, en esta situación los grupos minoritarios tenemos todas las de perder (sí, como mujer latinoamericana me incluyo en esos grupos).

Si bien es cierto que Blizzard se ha caracterizado por ser una empresa bastante preocupada por la inclusión y se mantiene al tanto de las necesidades de la comunidad (no por nada es mi desarrolladora favorita), también lo es que hasta el momento no ha sido capaz de frenar el problema del abuso ni ofrecido una solución efectiva contra el mismo -así como tampoco lo han sabido hacer Valve, o Riot Games, o cualquier otra compañía- , pero lo que sí es un hecho es que proteger a los jugadores del acoso debería ser una de sus prioridades; el asegurarse de que las personas tóxicas sean muteadas no tendría por qué ser responsabilidad de los afectados (como hasta ahora lo ha sido).

Las desarrolladoras no son las únicas en tomar medidas contra la toxicidad que infectan a los juegos en linea. Puedes leer aquí sobre las recientes medidas que ha tomado Twitch para combatir esto.

Nosotros, como jugadores, también podemos poner de nuestra parte para hacer del Nexo -y la Grieta del Invocador o cualquier otro campo de batalla- un lugar seguro y cómodo para todas las personas. Dejemos de normalizar el acoso y la violencia, de alimentar estereotipos, de celebrar la toxicidad; y, sobre todo, seamos conscientes del hecho de que no porque un problema no nos afecte, no existe; de que no todos reaccionamos igual y lo que para nosotros pueden ser sólo palabras puede representar una ofensa para alguien más. Fomentemos la empatía y el compañerismo, que a partir de ahora sean los flamers quienes se sientan avergonzados de quedar expuestos.