Gears ProCircuit 2018 en México: costumbres del fútbol y las luchas a los videojuegos

Antes que nada, debo dejar claro que soy una novata en cuanto a esports se refiere. Si bien he tenido el gusto de acudir a un par de eventos el año pasado, nada me había preparado para lo que vi el pasado fin de semana en el Gears Pro Circuit de la ciudad de México. Mi primer impresión fue grande; el escenario era increíble: los espacios estaban magníficamente aprovechados, las mesas de las eliminatorias tenían hasta el último cable ordenado y los problemas técnicos eran rápidamente resueltos.

Optic Gaming VS Ghost Gaming en la final del Gears Pro Circuit Ciudad de México.

Sin embargo, y en especial para ser un evento tan grande y tener sede en el World Trade Center de la ciudad de México, escuché muy poco o prácticamente nada sobre el evento, simplemente no vi publicidad fuera de las personas que ya están insertadas en el medio y que siguen de cerca el circuito competitivo de Gears of War.

Las partidas fueron todo lo que se esperaba de una competencia como esta, nos mantuvieron al filo del asiento a cada instante; y a pesar de que Ghost Gaming, ex underdog y favorito absoluto del publico mexicano, subió de manera exponencial desde el torneo anterior, no pudieron contra la estrategia de Optic Gaming, ganadores también del evento del año pasado, a quienes extendemos felicitaciones.

La comunidad y el trash talk

Es interesante la manera en la que este medio se esta desarrollando, aún no se sabe que tipo de deporte es —y muchos se rehúsan incluso a darle el trato de uno—, sin embargo vemos que se yuxtaponen rituales y costumbres de diferentes deportes que ya conocemos; ya sea el enfrentamiento cara a cara de los representantes de equipos, tan clásico del wrestiling o el MMA; los acertados y divertidos comentarios de los casters o locutores y el tan sancionado “¡eeh… puto!” tan relacionados al fútbol mexicano; el poco o nulo apoyo institucional que se recibe al no ser “una ocupación seria” y la dificultad para el sector femenino de ingresar en el medio que se comparte con el resto de los deportes.

Como sea, los torneos de videojuegos van despegando apenas, y tiran para ser una fuerte rama del entretenimiento.