indiepad: Echemos un vistazo a Prison Architect

Los Gameboys/ junio 24, 2014/ IndiePad

indiepad: Prison Architect

Son las 6 de la mañana, las puertas de las celdas se abren todas con un crujido metálico. Los prisioneros emprenden la marcha por el corredor hacia el área común donde se encuentran las regaderas. Parece un día más de rutina, pero uno de los guardias encuentra vómito en dos celdas distintas. Se da la voz de alarma y antes de que los reos puedan quitarse la ropa, son llevados todos de vuelta a las celdas. Los guardias pasan una por una, levantando las tapas de los retretes, volteando los colchones, buscando entre las pertenencias de los prisioneros. Hay algunas protestas, los guardias encuentran drogas en cuatro celdas y envían a los que las ocupaban al “agujero”, el trillado nombre que le dan al confinamiento solitario. Gracias a la revisión todos han tenido que saltarse la ducha y apenas tuvieron tiempo de desayunar antes de que los sacaran al patio.

Uno de los prisioneros, un tipo de apellido Gant, que se encontraba encerrado por fraude de aseguradoras ya había alcanzado el límite. Desde que habían iniciado la reconstrucción del ala este de la prisión, habían dejado de recibir visitas, porque eso no era una prioridad para el director, algunos reos se quedaban sin comer por lo pequeño del comedor, otros llevaban mucho tiempo ya en una celda común esperando a ser trasladados a celdas individuales y salvo por el par de horas que pasaban en el patio, no tenían diversión alguna. Él hastío se había vuelto insoportable y el guardia distraído parecía ser el blanco perfecto para descargar su frustración. Esa chispa en medio del descontento general hizo que estallara una revuelta. Antes de que los servicios de emergencia fueran llamados, ya habían muerto tres prisioneros, dos guardias y un cocinero. 

Es muy difícil pensar que una historia así podría desdoblarse espontáneamente de un juego, pero eso fue exactamente lo que me pasó con Prison Architect, un juego en desarrollo que se encuentra disponible en Steam. Casi todos los juegos de simulación de este estilo tienen un cierto grado de propensión al absurdo, (busquen Sims logic en google si quieren saber de lo que hablo) pero esta es una excepción bastante honrosa. Prison Architect no sólo te da completa libertad para hacer lo que quieras, sino que le da una sensación bastante auténtica.

Pero retrocedamos un poco. Prison Architect es un juego de simulación en el que podrás construir y gestionar tu propia prisión. Usando fondos del gobierno podrás construir diferentes instalaciones para asegurar que tus prisioneros no sólo se mantengan encerrados sino que se rehabiliten y puedan reintegrarse a la sociedad. Desde luego, esto es mucho más fácil de decir que de hacer. Cada uno de los reos tendrá un perfil individual y necesidades específicas y tendrás que cuidarlas si quieres evitarte tener una revuelta en tus manos. Dentro del juego tendrás que controlar todos los aspectos de tu prisión: Conseguir fondos, recibir prisioneros, construir las instalaciones, ocuparte de los servicios, construir o remodelar edificios, contratar personal, establecer programas de rehabilitación y un extenso etcétera.

La belleza de Prison Architect es la gran complejidad que tiene el juego que sólo es posible gracias a su magnífica inteligencia artificial. Una de las cosas que hace desesperantes a los juegos de simulación es que muchas veces pasas el tiempo como niñera de los personajes, asegurándote de que estén cumpliendo sus tareas o no sigan rutas ridículamente largas  hacia algún lugar. Prison Architect es de los pocos juegos que quitan esa carga de encima casi por completo. Pero no por eso el trabajo del jugador es más ligero. El juego tiene suficientes mecánicas para mantener a cualquiera bastante ocupado y es justamente esa carga que te alivia la inteligencia artificial lo que te permite hacerlo.

La sensación de inmersión que tiene el juego es magnífica. Cada preso tendrá su propia ficha detallando cosas como el tiempo por el que fue condenado, sus crímenes y una breve biografía. Cada uno tendrá necesidades diferentes y será necesario tener instalaciones que sirvan a todos los presos. Los empleados también jugaran un papel importante y necesitarán periodos de descanso recurrentes. Ampliar una prisión no es un trabajo trivial, ya que requiere también ampliar la infraestructura de suministro eléctrico y de agua. Y si haces todo mal, tus reos te lo harán saber con un amistoso motín.

Desde luego, el objetivo del juego es hacer de la prisión un negocio rentable. Con ayuda de subsidios del gobierno, puedes construir algunas instalaciones, pero tu principal fuente de ingresos viene del dinero que obtienes al recibir presos y mantenerlos dentro hasta que se cumpla su condena, o en algunos casos, ejecutarlos. También puedes obtener préstamos bancarios o conseguir el apoyo de inversionistas, lo que te dará cosas con que lidiar en el futuro.

Pese a estar en desarrollo, Prison Architect se está convirtiendo en un juego interesante y bien redondeado. Tiene actualizaciones regulares que añaden más características y corrigen bugs, los cuales no son hallazgos extraños dentro del juego. En general es una gran propuesta y algo a lo que vale la pena echar un ojo si te gustan los juegos independientes y/0 de simulación.