MegaXP, la convención de juegos de mesa que lamentarás haberte perdido

Pez/ marzo 2, 2018/ Game Lover, Noticias/ 0 comments

El pasado fin de semana se celebro en la CDMX la primera gran convención de juegos de mesa en México: MegaXP. Entre figurillas, cartas y torneos, éstas son mis impresiones.
Expo Reforma fue la sede de este evento, que contó con una excelente organización y un manejo del espacio excepcional. A pesar de ocupar modestamente solo un piso (o un piso y medio, si contamos la sala para torneos), en él los stands de las diferentes marcas y las mesas para las pruebas de juego convivían en paz dentro de la planta baja de este edificio, que ya acostumbra ver eventos frikis en sus instalaciones.

El primer piso de Expo Reforma fue ocupado por las mesas redondas, conferencias y torneos de Magic y Mitos y Leyendas. Foto: Erandi Palafox

Marcas ya asentadas en el medio, como Devir y Kamite, compartían espacio con compañías independientes como Guerras Gato y Jours de Papier, mostrando en todo momento gran calidad y cordialidad. Aprovechando esta ocasión, quisiera agradecer a todos aquellos que estuvieron involucrados en la atención personal al cliente; explicar las reglas de un nuevo juego no siempre es fácil, y su paciencia es un don ¡muchas gracias!

Los juegos de mesa, especialmente los juegos de rol, quizá sean uno de los últimos eslabones de la normalización del clásico “freak”; ya tenemos los videojuegos y los cómics dominando y apoderándose de la escena “mainstream” e imponiendo su contenido a la industria del entretenimiento, así que llegó el tiempo de los juegos de mesa.

La gente de Devir, siempre amable y entusiasta de esta forma de gaming, sin quienes MegaXP no habría sido posible. Foto: Erandi Palafox

¿Qué retos nos presenta esta forma particular de entretenimiento? Bueno, la primera está en lo cerrado del grupo: si no se tiene a alguien que te introduzca en este mundo es complicado saber a dónde acudir. Está claro que hay tiendas especializadas, en las que incluso hay días en los que se pueden probar los juegos, pero es difícil llegar a ellas sin saber cómo.

Otro asunto a tratar es el precio de los juegos, que a ojos del conocedor son justos, pero para el novato son una fuente de duda. Al competir con videojuegos, que son semejantes en precio, se pueden notar otras diferencias: es verdad que éstos explican la modalidad de juego con un rápido tutorial interactivo, que muchas veces no requiere de otros participantes, que las gráficas son obras maestras del diseño y que ofrecen historias envolventes y reflexivas. Sin embargo, los juegos de mesa tienen una ventaja evidente al rescatar algo que en ocasiones se está perdiendo: me refiero a la convivencia real uno a uno. Poder acercarte a las personas de esta forma es gratificante por sí mismo, y eso sin duda vale mucho la pena.

El problema de la piratería ataca también al juego de mesa, y como en tantas otras industrias, es muy serio y podría acabar con ella incluso antes de que llegue a su verdadero auge. Es por ello que ahora los juegos de autor (un fenómeno que está tomando fuerza a la par que los videojuegos indie) llevan el nombre de su creador en la caja.

Obviamente Star Wars está presente en el mundo de los juegos de mesa. Foto: Erandi Palafox

La falta de publicidad para juegos “no clásicos” como Monopoly, Scrabble, ajedrez o damas inglesas es otro de los problemas a vencer, mismo que se está resolviendo a través de este tipo de eventos, y también de la expansión de franquicias como Pokémon, que bien nos pueden introducir en los juegos de cartas; o el exitoso caso de las licencias que gracias a nombres poderosos como Game of Thrones, Metal Gear, y Star Wars (por mencionar algunas) han acercado a muchos al mundo de Risk, Catán y muchos otros juegos “de nicho”.

MegaXP en definitiva nos ayuda a acercarnos a juegos que no conocíamos, y mejor aún, a unificar una comunidad de juegos de mesa, permitiéndonos conocer nuevas personas con las mismas pasiones y reviviendo el arte de la conversación en vivo, espero que veamos este evento repetirse por lo menos una vez al año.