Barrio Friki: El Café de Moomins del SkyTree

“Escrolleando” en Facebook a las tres de la mañana de un mal viernes me encontré con una foto de unos peluches enormes y un texto medio baboso que decía algo así como “En esta cafetería te ponen un peluche de un Moomin para hacerte compañía si vas a comer sólo”. La verdad la nota ni la leí, pero sí me acuerdo de haberle dado click por el hecho de que existe-una-cafetería-de-Los-Moomin (¿Se acuerdan de ellos? ¡Salían en el Once!).  Y ahí voy yo de mensa pensando en que mi quincena ya tenía dueño…. Y oooh sorpresa. El mentado lugar estaba –cómo no- en Japón… ¡Méndiga suerte!

Por eso, cuando comenzamos nuestra travesía en los Japonios, uno de los lugares obligados en la lista de visita era la cafetería de Moomins para ver si el rumor era cierto y te sentaban un mono enorme al lado. Lo que nos encontramos fue algo mucho mejor que eso: un lugar tan, pero tan bonito, que juro que las 14 horas de vuelo que tuve que soportar valieron totalmente la pena.

Aman la vida y son tan alegres… ¡Los Moomín!

Por ahí de 1990, los personajes creados por Tove Jansson tuvieron su boom gracias a una serie animada de 104 capítulos —sí, la que pasaban en el Canal Once— que se produjo basada en los cuentos que esta señorona finlandesa escribía en 1945. Si bien en México todos recordamos a esos bonitos personajes blancos, en Japón se volvieron locos con ellos y comenzaron a sacar mercancía para aventar al cielo. Como bien sabes a los japoneses les encantan los cafés temáticos, la compañía Moomin decidió abrir allá un par de ellos para el deleite del público japonés porque…en serio, LES-ENCANTAN-LOS-MOOMINS.

El Moomin Café que visitamos está ubicado –cómo no- en la Tokyo Skytree —si, el mismo donde existe un centro Pokémon—, debajo del centro comercial. Es un local grande que te da la bienvenida con un letrero afuera donde está colocado el “lunch set” o menú del día acompañado de alguno de estos enormes personajes de peluche. Todo el sitio está decorado como si fuera la casa de estos personajes, y ya desde que entras te reciben con una amabilidad enorme pare hacerte sentir completamente bienvenido. Es necesario tocar una campanita para que un mesero te lleve a una mesa; te dejan canastitas para que pongas tus cosas (porque si las dejas por ahí botadas te dicen que los Moomin se ponen tristes), te explican el menú y entonces sí, te llevan uno de estos simpáticos personajes para que comas con él …vayas o no acompañado.

El menú es enteramente europeo y obviamente dedicado a los Moomin… y sí, está en japonés. Aún así es muy fácil ordenar porque los meseros son tremendamente amables y pacientes, así que se toman el tiempo de aconsejarte y explicarte qué es lo que puedes pedir. Una vez que eliges tu comida, ellos llevan tu pedido a la cocina y para hacer tu espera más amena se ponen a jugar contigo. En nuestro caso, la mesera que nos tocó nos trajo más peluches enormes y -por lo poquito que entendí- nos los presentó a todos, explicándonos un poco de su personalidad y sus gustos. Además, se acercó con marionetas y nos hacía travesuras antes de prestárnoslas para que nosotros también nos divirtiéramos. Honestamente, eso es de lo mejor en el café: se preocupan muchísimo por que te sientas a gusto y que el servicio sea lo más memorable posible.

A diferencia de otros cafés temáticos, lo que caracteriza a éste es sin duda la comida porque está por encima del nivel estándar. Las bebidas también son de primerísima calidad y la cubertería tiene carita de mamá Moomin, Papá Moomin o cualquier otro personaje. Durante toda tu estancia eres libre de tomar fotos, pedir que te traigan a un personaje en específico a tu mesa y de pedir lo que gustes del menú. Incluso los meseros pasan al lado tuyo constantemente y dan lo mejor de ellos para que tú te la pases bien.  Al final, cuando has acabado los sagradísimos alimentos y ya te tomaste selfies con la familia Moomin y amigos, puedes pasar a la tienda a comprar recuerditos y seguirte divirtiendo.

Oye sí, pero…¿y el precio?

Oooh sí, es caro. No demasiado caro, pero si vas con presupuesto extremadamente limitado quizá te duela un poquito el codo. El menú completo —bebida incluida— te cuesta alrededor de 700 yenes por persona (unos …¿cien pesos? ) pero quedas completamente satisfecho. Y puede que no parezca el fin de tu quincena, pero espera a que pases a la tienda de recuerditos porque ahí el peluche más chiquito te sale en 1,200 yenes (Como 200 pesos). El problema es que todo es tremendamente bonito y ahí es cuando piensas si realmente necesitas dos riñones para vivir. De cualquier forma, el Moomin café es una parada obligatoria en las visitas a Japón, especialmente si te quieres sentir consentido, amado…y con la barriga bien llenita.

Moomin Café

Dirección: Tokyo Skytree Town Solamachi, primer piso. 1-1-2 Oshiage, Sumida-ku
Teléfono: +813 5610 3063
Horario: 8:00 a-m a 22:30 p.m

Resultado de imagen para moomin cafe sky tree

Comments are closed.